El solsticio de verano

Verano_jugando en la playa

El 21 de junio, el día más largo del año, marca el inicio del verano. Toda la naturaleza está en pleno desarrollo y florece con esplendor. Nuestro propio ánimo aumenta y estamos más dispuestos a realizar actividades físicas. Nos sentimos más vitales, más jóvenes, más llenos de luz y más alegres. Debemos compartir esas sensaciones con nuestro entorno. El Sol nos aporta esta energía yang de movimiento. Por eso debemos aprovechar la radiante energía solar. Un baño de Sol ni demasiado largo, ni muy caliente es perfecto. Podemos, con ello, tener una idea del goce que el cuerpo puede sentir en esta época del año. Así, aprovechando la energía del verano, mantendremos un cuerpo exultante y vivo.

El verano, con sus días más largos, nos invita a acostarnos tarde; sus noches más cortas nos invitan a despertarnos temprano. Nuestra actividad se acelera y se hace desbordante. Pero cargados de energía y con el elemento Fuego a nuestro favor podemos hacer frente a esta actividad. El Fuego se relaciona con el movimiento, con la creatividad y con la intuición, que se corresponden también con el elemento Madera, asociado secundariamente al verano, ya que la Madera genera el Fuego que, a su vez, crea la Tierra. Por ello las personas regidas por el Fuego progresan mediante su gran actividad. Dominados por el planeta rojo, Marte, son apasionados. Sienten intensamente sus emociones, pero suelen actuar con buen juicio. Hiperemotivos e hipersensibles, ponen toda su sensibilidad al servicio de su creatividad. Les gusta luchar por las grandes causas humanitarias y les gusta darse por amor a las grandes ideas, a las artes y a los pensamientos espirituales.

El verano se asocia al color rojo, al sabor amargo, a los vasos sanguíneos, a los órganos de corazón e intestino delgado. El corazón es el encargado de regular la circulación de la sangre. Pero, además, tiene su connotación romántica y afectiva. La rosa roja es el símbolo del amor y podemos enrojecer de emoción al recibir rosas rojas. El intestino delgado se acopla con el corazón. Esta asociación orgánica, en primera apariencia es incoherente a los ojos de la fisiología occidental. Sin embargo, es perfectamente explicable: la arteria celíaca, que parte de la aorta, irriga toda la zona digestiva y en especial el intestino delgado que gracias a sus vellosidades, es capaz de contener un importante volumen de sangre. Este órgano, se encarga de transformar y transmutar los alimentos que ingerimos en sustancias que la sangre puede absorber y que, a través de ella, circulan hasta el hígado, donde son distribuidas inmediatamente o almacenadas para utilizarlas más adelante. La transmutación es una propiedad del fuego, razón adicional que coloca al intestino delgado con el corazón en el elemento Fuego. El sabor amargo tonifica el corazón y el intestino delgado. Lo encontramos en hortalizas amargas y plantas de hoja verde: escarola, endivia, semillas tostadas, café. Otros alimentos que revitalizan y dan energía en verano son los rojos, como: cerezas, fresas, frambuesas, pimientos rojos, manzanas rojas y sandía. También podemos beneficiarnos, en verano, de tomar legumbres en especial la lenteja roja y cereales como el maíz.

Solemos celebrar el solsticio de verano, unos días más tarde de su llegada, con la verbena de San Juan. El fuego será el protagonista. El elemento Fuego, que se encuentra en nuestro interior, nos guía en el camino si sabemos escucharlo. Nos enseña la ley del corazón, del amor. En la vida hemos de aprender a amar, a amar de forma incondicional. La lección del elemento Fuego es tener confianza en la intuición, desarrollar la apertura del corazón, amando a los seres con una misma mirada cálida. También nos enseña otra lección la de la humildad y suscita en cada uno de nosotros el poder de la plegaria como indicativo de máxima humildad.

Cultivemos en nuestro microcosmos o en nuestro universo interior el fénix que simboliza nuestro sol interior. Capaz de renacer de las propias cenizas consumidas por el calor del fuego. Manifestando el poder transcendente de la transformación. Nuestro corazón palpita y el calor del verano invita a salir, a vivir fuera, para exponerse al Sol, para disfrutar de la vida. Permitiendo el acercamiento entre los seres humanos. Ese acercamiento que permite percibirse y reconocerse en el fuego de nuestros corazones y desde la mirada humilde del amor incondicional, sintiendo que todos somos uno.

José Maria Nebot López

Fisioterapeuta y osteópata de SATEM

Anuncios

“Carpe Diem” antes de la propia necrológica

carpe diem

Todos  lo sabemos, una necrológica, es un artículo que informa dándonos la noticia del fallecimiento reciente de una persona. Este artículo lo escribo para destacar la partida de un ser muy apreciado por mí. Pero también, quiere replantear una cuestión, en la cual, todos deberíamos hacer hincapié. Creo que la vida deberíamos vivirla cumpliendo la premisa: Carpe Diem.

El poeta latino Horacio (65aC a 8dC), dijo:

“Carpe Diem (aprovecha el día presente). Palabras que nos recuerdan que la vida es corta y debemos apresurarnos a gozar de ella.”

La mañana del viernes día 15 de abril de 2016, en el teléfono móvil, recibí una llamada. Todavía estaba en casa. Preparándome para ir a mi trabajo en el centro, dedicado a la salud, SATEM. Sin saber quién puede buscarme tan temprano. Descuelgo. Es una voz conocida. Intenta explicarme. Sé disculpa. Al no tenerme en su  Whatsapp, no me aviso antes. Su marido ha estado ingresado. Pero, todo se ha complicado. El desenlace esperado se ha precipitado. La enfermedad de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) ha vencido.

Esta enfermedad es de las más crueles. No se conforma con llevar la etiqueta de enfermedad terminal y saber que en unos tres años ganará la guerra que te ha declarado. Ella te plantea un sin fin de batallas, tú intentas ganarlas haciendo las adaptaciones necesarias. Pero, ella lo sabe, actualmente no hay cura ni tratamiento que detenga su avance progresivo, imparable, devastador y despiadado. Te paraliza lentamente. Te quita independencia. Te roba tu autonomía.

En esta lucha sin tregua, primero, cojeas. Luego, empiezas a necesitar un bastón. Después, unas férulas que sujeten tus pies. Más tarde, unas muletas. Un caminador. Una silla de ruedas. Tu tronco llega a no sostenerte. Tienes fasciculaciones, esos calambres involuntarios que anuncian que un nuevo músculo dejará de funcionar. Un respirador acaba ayudándote a meter el oxigeno en tu cuerpo. Por si eso no fuera suficiente, tu habla, también se ve afectada. Lo duro de todo ello es que tu intelecto está intacto. Te das cuenta de todo tu deterioro. Te has ido transformando en prisionero de tu cuerpo. Ingerir alimento te cuesta. Las palabras no las puedes pronunciar claramente. Acabando incomunicado.

Te das cuenta de que los seres que te rodean te tienen que ayudar en todo. Entonces, es cuando el ser humano es capaz de mostrar lo mejor de sí mismo; hasta el último día.

Para JORDI ROCABERT I IBORRA ese último día fue el 14 de abril de 2016.

En mi cabeza todavía resuenan las palabras, de su mujer, a través del teléfono móvil:

– No hace falta que vengas, sólo te he llamado para que sepas lo ocurrido.

Yo todavía no sé cómo tengo el día, pero pregunto a qué hora será la ceremonia. Me organizó. A las 15:15 estoy en el tanatorio. Abrazos, lágrimas, palabras, consuelos, reencuentros, miradas, entradas y salidas. Su cuerpo tras el cristal esta inmóvil, frio, sin aliento. La palabra justa para describir el cuerpo que reposa en esta pequeña habitación intima, privada es: muerto.

En estos momentos quisiera tener el conocimiento de Elisabeth Kübler-Ros que tanto sabía de estos temas. Esta mujer hubiera hablado de cómo la vida es una rueda o mejor dicho una espiral continua. Donde la muerte sólo representa la desaparición del cuerpo físico. Pero, donde nuestro ser espiritual no deja de evolucionar. Manteniendo un aprendizaje continuo que necesita de las experiencias de nuestras vidas terrenales que iniciamos en nuestros nacimientos. Cada uno de nosotros nace con un propósito. Lo único que tenemos que hacer es sacar lo mejor de nosotros mismos en cada momento de nuestras vidas, en cada situación.

“Es muy importante que hagáis lo que de verdad os importe… Sólo así podréis bendecir la vida cuando la muerte esté cerca.” Elisabeth Kübler-Ros (8 julio 1926 a 24 agosto 2004).

Pero yo no dedico mi vida al cuidado de enfermos terminales. Sin embargo, sí que me dedico a aliviar el sufrimiento humano. Ahora pienso, el cuerpo de Jordi, no volverá a tener sufrimiento.

El féretro avanza delante. Trasportando el cuerpo sin vida del que ya no sufre. Un montón de personas caminamos tras él. Dirigiéndonos a la capilla, donde se realizará la ceremonia. Al entrar se nos da una tarjeta recordatorio.

La foto de un camino en el bosque. Sus márgenes llenos de musgo. Repletos de frondosos árboles verdes. Piedras en el camino. Marrones y grises guijarros lo cubren. Al final, una curva en el centro de la imagen. El color ya no es verde, ni marrón. Diría que una luz brillante debe estar marcando el camino.  La vuelta de esa curva presenta otro color. La imagen en su centro se ha transformado en una foto en blanco y negro. Pero predomina el blanco, con ligeros grises que dibujan los setos y los majestuosos árboles. Unas líneas, en letras blancas, de Pere casaldàliga; dicen:

“Al final del camí em diran:

Has viscut?

Has estimat?

i jo, sense dir res,

obriré el meu cor ple de noms.”

Estoy seguro, en su corazón, están los nombres de todos aquellos que compartieron momentos con él. Un día, me acompañó a comprar un ordenador. Otro día, me aconsejó cómo debería ser mi nuevo móvil. Incluso, varias veces, me ha ayudado a quitar algún virus del ordenador. Ahora, tengo instalado el antivirus que él me recomendó.

Dentro de la capilla. Una mujer realiza un discurso emotivo. Donde hace hincapié en estas pequeñas cosas que Jordi hacia por los demás, desinteresadamente. También, se menciona su pasión por los coches, las tecnologías, ordenadores y móviles. Comenta su sentido del humor, su gusto por el buen vino, la buena mesa y su sobremesa con los momentos para compartir. Sin olvidar, mencionar, su amor. La Dolors que desde los 13 años, toda una vida, han estado uno al lado del otro. Entonces, para ella ¿qué queda? …

El verso de Miquel Martí i Pol, en el reverso de la tarjeta:

“Em costa imaginar-te

absent per sempre,

tants records de tu

se m’acumulen,

que ni deixen espai

ala tristesa,

i et visc intensament

sense tenir-te.”

Seguramente, los recuerdos…

Sí, así es.

Por eso, la mujer detiene su discurso. Dejándonos escuchar una canción. La del grupo Sau, “Boig Per Tu”.

sau

Es una canción de amor.

El amor de estas dos personas ha formado una familia. Ella, él y su segunda Lola; la madre de ella. Son las personas que he conocido como una pequeña unidad familiar que convivía en un mismo hogar.

A mi mente viene la imagen de dos personas, apoyándose. Ayudándose. Compartiendo. Imagino aquellos momentos en la playa. Las escapadas cortas, en el hotelito de sus amigos de Pineda, cerca del mar. Sus salidas al cine, para ver una película, juntos.

Seguro que disfrutaron de muchas películas. Algunas gustaron, otras no tanto. Pudieron reír con varias, tal vez llorar. Incluso algún mensaje aprender.

Porque sí, hay películas que transmiten un mensaje. Como el que nos llega de la película “El Club de los Poetas Muertos”. Donde, el fallecido actor, Robin Williams interpreta el papel de un profesor de literatura. La acción se desarrolla en una prestigiosa universidad del Reino Unido. Donde el Sr. Keating, consigue con sus clases dinámicas, captar la atención de los alumnos de una manera impresionante. Quiere, además, dejarles el legado de una premisa:

“Carpe Diem, aprovechad el momento haced que vuestra vida sea extraordinaria.”

Creo que todos deberíamos aprender el mensaje que a mí me transmite lo que he sentido en esta historia que os explico. Este mensaje, atraviesa mi mente, me hace pensar que…

La mejor manera de alejarnos de la preocupación y el sufrimiento es viviendo el momento presente.

Es el mismo mensaje que transmite la película “El Club de los Poetas Muertos”. Donde Robin Williams, el fallecido actor, interpreta el papel de un profesor de literatura. La acción se desarrolla en una prestigiosa universidad del Reino Unido. Donde el Sr. Keating consigue con sus clases dinámicas captar la atención de los alumnos de una manera impresionante. Quiere además dejarles el legado de una premisa:

“Carpe Diem, aprovechad el momento haced que vuestra vida sea extraordinaria.”

La escena en la cual hace su presentación es fascinante. Los alumnos llegan a una clase y no conocen al profesor. Se preguntan, entre ellos, si saben algo de él. Pero nadie sabe nada. El profesor de literatura, John Keating, aparece en el aula silbando y paseándose por ella con una carpeta en la mano. Se va de clase. Los  alumnos le siguen al pasillo. Se presenta de forma original, citando la frase que el poeta Walt Whitman en una ocasión dedico al presidente Abraham Lincoln. Con voz profunda dice:

“- ¡Oh! ¡Capitán, mi capitán!”

Hace sonreír a los alumnos. Les cuenta cómo era de joven. Lo que solía hacer. También, les dice, a estos jóvenes, que habrán el libro de himnos y les hace leer unos versos Robert Herrick.

“Coged las rosas mientras podáis,

ya que veloz el tiempo vuela,

y la misma flor que sonríe hoy,

mañana estará muerta.”

Entonces les explica que la expresión latina de ese sentimiento es:

“Carpe Diem.”

Y les pregunta:

“- Bien ¿Quién sabe qué significa eso?”

La respuesta no se hace esperar, levantando la mano uno de los alumnos contesta:

“- Carpe Diem, es: Aprovecha el día.”

 John Keating, el profesor, explica contundentemente el sentido de “aprovechar el día”, de “coged las rosas mientras podáis”; diciéndoles el por qué:

“- Porque seremos  pasto de los gusanos. Porque, lo crean o no, todos los que estamos en esta sala un día dejaremos de respirar, nos enfriaremos  y moriremos…”

Entonces quiso que conocieran el legado que nos dejan los que han pasado por nuestras mismas situaciones, aquellos que ahora son fertilizantes. Quiso que se acercaran a una foto y que escucharan susurrar su legado. Y con voz tenue:

“- Escuchen. ¿Lo escuchan?

(Susurrando llego a decirles)  Caarpee…

¿Lo escuchan?

(Susurrando) Carpe. Carpe Diem. Aprovechen el día…

Hagan de sus vidas algo extraordinario.”

El mensaje que debemos aprender es, simplemente, este:

“Carpe Diem, aprovechad el momento haced que vuestra vida sea extraordinaria.”

José M. Nebot López

La PRIMAVERA, una buena época para mantenernos saludables

primaveraWP

Durante el año las estaciones van cambiando, nosotros también cambiamos. Cuando nos alejamos de las leyes de la naturaleza, o nos resistimos al cambio, encontramos algunas dificultades. Si aprendemos a vivir dentro de las leyes establecidas por la naturaleza escaparemos de la enfermedad y reconoceremos a la salud como nuestra amiga.

La primavera empezó el 21 de marzo, en el momento que la duración del día igualo a la de la noche, momento del equinoccio primaveral. Durante los próximos meses la luz del día, el sol y el principio yang ganarán terreno a sus opuestos. Dominarán nuestras vidas hasta que vuelva a cambiar la estación y la balanza se incline hacia el yin, la luna y la noche. Es tiempo de lucir como el sol, de sentir nuestro poder y vitalidad a flor de piel, bailar nuestra propia danza, salir y hacer todo lo que nos propongamos.

Es el “primer movimiento” cuando tenemos que echar una mirada a nuestras vidas y hacer nuevos planes. Debemos plantearnos:

  • ¿Qué cosas queremos que pasen en este año?
  • Tal vez, necesitamos un nuevo comienzo.
  • Escribir un nuevo plan de vida.
  • Marcar nuestras metas.
  • Plantear que cosas queremos hacer, para que ocurran nuestros deseos.

La Madera es el elemento que rige a la primavera. Representa todos los elementos vegetales vivos que existen en la Tierra. Su color es el verde. Es época de plantar. Las semillas empiezan a germinar desde las profundidades del suelo. Toda la naturaleza despierta floreciendo en su esplendorosa belleza. El Agua genera a la Madera y ésta genera al Fuego; así, este elemento se relaciona con el Agua y con el Fuego. Las energías provenientes del Agua nacen y se convierten en nueva vida, esto es, nacimiento y la regeneración natural.

El nuevo renacer también está en nuestras vidas. Nosotros como parte de la naturaleza podemos brotar, crecer y florecer conjuntamente con la naturaleza en esta estación.

Tenemos que tener en cuenta que es una estación de tránsito y eso puede producir depresión. Las emociones asociadas a la primavera son la rabia y la ira. El intento de reprimir estas emociones puede causar estados depresivos. Debemos evitar estos estados intentando primero entender el origen del problema y después contrarrestarlo. Las personas nos deprimimos cuando se produce un enfrentamiento entre nuestras circunstancias de vida y las expectativas que tenemos depositadas en ellas. Por eso decimos que la primavera es el momento en que comienza realmente todo. Es cuando se pueden poner en evidencia aquellas ilusiones que todavía no hemos concretado. Tenemos que replantearnos la vida e intentar reconducirla por donde queremos para alcanzar nuestros objetivos. Debemos pensar que la primavera es una época positiva, de renovación, y para hacerlo la energía solar nos será de mucha ayuda.

El color verde, asociado con la primavera, se relaciona en medicina tradicional china con el hígado y la vesícula biliar.

El libro “Clásico de Medicina Interna del Emperador Amarillo”, dice:

“Los ojos están conectados con el hígado, por lo tanto ellos (y la visión) se ven fortalecidos cuando el hígado recibe sangre.”

Los problemas de los ojos, de la visión, o del mecanismo de las lágrimas son frecuentemente relacionados con un desequilibrio del elemento de la madera.

Cada elemento tiene un “indicador” específico, además de los órganos que se asocian a él. Ambos pueden ser observados para tener una idea de la salud y equilibrio de ese elemento. Las uñas, especialmente, las de los pies, son un indicador de la salud del hígado y del elemento madera.

La emoción de la rabia y el sonido de “gritar” están relacionados con la madera. Si sentimos esta emoción dentro de nosotros, es mejor expresarla de forma saludable. La rabia reprimida puede lesionar al hígado y a la vesícula biliar. En general, un desequilibrio de la energía prolongado en una emoción mal expresada puede llevar a la enfermedad.

Los tejidos gobernados por la madera son los músculos, los ligamentos y tendones, o sea, aquellos que nos mantienen y nos dan tanto fuerza como flexibilidad. Si cualquiera de estos tejidos tiene problemas, podría deberse a un desequilibrio, debilidad o congestión en el elemento madera, incluso en el hígado mismo, o en la energía de su canal, el “meridiano”. La debilidad y fatiga muscular son dos posibles dificultades.

También podemos manifestar desequilibrios del elemento madera cuando se nos pide un cambio o se nos pone un reto. La madera como elemento nos da la habilidad o capacidad de control. Si a una persona que tiene un desequilibrio en la madera se le pide un cambio o se le pone un reto, esta persona puede responder tratando de controlar, ya sea su conducta o la situación. La medicina tradicional china suele decir que el elemento madera tiene la facultad espiritual de la “vida”; en el hígado habita el alma. Este elemento nos da la inspiración y el deseo por la vida. Si la madera está débil, nos puede faltar el entusiasmo y la chispa de la vida. Hay que recordar que en la primavera experimentamos un renacer y todos los seres vivos son renovados.

No obstante en ocasiones las personas podemos manifestar enfermedades relacionadas con un desequilibrio del elemento madera. Se manifiestan mediante síntomas como sensación de debilidad y cansancio excesivo, molestias digestivas generales con sensación de plenitud, aerofagia, falta de apetito y náuseas producidas por la aversión a las grasas. También puede producirse picor generalizado.

Para la prevención, de un desequilibrio del elemento madera o enfermedad causada por este elemento, se puede tratar la zona sintomática y el sistema digestivo con una desintoxicación completa. En este caso, también se deben tratar los riñones, el bazo y el colon, pues son órganos estrechamente relacionados con el hígado.

Son perjudiciales para el hígado el tabaco, las drogas, los medicamentos, el mercurio (en empastes dentales y pescados en conservas), el aluminio (en antiácidos, desodorantes y enseres de cocina) y el cobre (en útiles de cocina, tuberías y conservas).

Mantenerse saludable en la estación de la primavera, significa mantener el elemento Madera con sus órganos relacionado el hígado y la vesícula biliar en la mejor forma posible. Para ello, prestemos una nueva atención a ciertas cosas de nuestra vida, como:

  • La nutrición: Al hablar de NUTRICIÓN en esta época del año, debemos tener en cuenta que es un buen tiempo para ayunar, o para hacer una limpieza basada en líquidos, para crear una armonía entre lo interno y lo externo en nuestras vidas. Nuestra dieta debe ser ahora más ligera, con más alimentos crudos. Especialmente los verdes, ensaladas, judías verdes, brécol, alcachofa, puerro, espárragos, frutas, nueces, semillas y en menos medida los alimentos pesados como las carnes y los productos lácteos, evitando los alimentos fritos, los químicos, el alcohol y otras drogas.
  • El ejercicio: La actividad física nos ayudará a limpiar y abrir nuestra mente y nuestro cuerpo. Es importante desarrollar un programa de ejercicio regular. Practicar YOGA es una opción buenísima. En esta actividad los maestros de yoga hacen trabajar todo el cuerpo, pero el ejercicio llamado Saludo al Sol, presta especial atención al hígado y a la vesícula biliar. Además tonifica el sistema digestivo, masajea todas las vísceras, elimina el estreñimiento, mantiene los órganos en su lugar, limpia los pulmones, desintoxica la sangre, combate la hipertensión, calienta las extremidades, fortalece el sistema nervioso y el inmunológico, mejora la memoria, la piel, la musculatura y previene la caída del cabello.

yoga con montse

  • La autoconciencia: La mejor manera de de tomar autoconciencia seria la MEDITACIÓN. Podemos meditar todos los días durante algunos minutos o tomar dos breves sesiones al día para sentarnos quietamente, y concentrarnos en la respiración libremente, permitiéndole al pensamiento un descanso.Comencemos a vernos a nosotros mismos de forma saludable, vibrante y activa en la vida que nosotros deseamos. También podemos aprender a practicar meditación acudiendo algún taller. Esto facilitará en gran medida la adquisición del hábito de meditar. Dedicar un poco de tiempo a la meditación nos permitirá que nuestra mente consiga la relajación, la apertura y la paz mental, la cual desarrollará nuestra habilidad de concentrarnos y de tomar decisiones.
  • La autoexpresión: Ponernos en contacto con nuestra creatividad es vital para la armonía de la primavera. ¿Quién soy internamente? ¿Qué necesito para expresarme, para sentirme libre? Estamos continuamente recreando nuestra vida, debemos estar conscientes de esto y debemos bailar y jugar lo que somos. Una de las maneras más sanas y placenteras de conseguirlo es la RISOTERAPIA. La mencionó, porque está de moda y fácilmente puedes encontrar un lugar dónde practicar un taller de esta disciplina tan divertida.

Espero que el artículo, con su visión holística del ser humano, permita a muchas personas conseguir una mejor protección contra la enfermedad al mostrarnos como aprender a tener como amigas aliadas a la naturaleza y a la salud. Además, si queréis realizar alguna actividad de las aconsejadas podéis dirigiros a SATEM que gustosamente os aconsejará.

¡Buena primavera!

Jose M. Nebot López

Las 10 cosas que me permiten SER, simplemente, un ser humano de este MUNDO.

Me ha llegado este video por WhatsApp. Lo he visto. Me ha hecho reflexionar. He pensado compartir el video y mi reflexión.

Entonces, he buscado su procedencia y he encontrado que Oscar Cadena (productor de varios programas de televisión) lo tiene colgado en You Tube con los subtítulos en castellano. Aunque la procedencia del video es de:

Find your Sanctuary SPA .

Yo lo he enlazado del video de  You Tube de Oscar Cadena. Y así, con los subtítulos, he decidido compartirlo contigo; para que, gracias a los subtítulos en castellano, puedan comprenderlo mis lectores y lectoras.

Quiero destacar que la empresa de productos de cosmética realizó este video como parte de una campaña inspirada en la presentadora de televisión Fiona Phillips. Famosa porque dejó un programa de televisión, hace unos 7 años, para pasar más tiempo con su marido, sus niños y sus padres enfermos.

El video muestra las respuestas de unas mujeres a la pregunta:

– ¿Qué harías si ahora fueras una mujer joven?

Pero transcendiendo el sexo de las protagonistas y…

¿ Por qué no? también la edad.

Podríamos todos y todas reflexionar sobre nuestro Mundo. Un Mundo lleno de tecnología que parece facilitarnos la vida, repleto de todo aquello que debería convertir al Mundo en un lugar de placer. Porque toda esa tecnología nos acompaña en nuestro día a día; se supone para facilitarnos la vida, para permitirnos más tiempo. Pero la realidad es que  este Mundo que hemos creado nos presiona en nuestra existencia, nos carga de demandas y obligaciones. La sociedad parece empujarnos a una perfección inalcanzable. Ser la madre o el padre que refleje la perfección, el hijo o hija que muestre esa perfección, la abuela o abuelo ejemplo de perfección, la amistad perfecta, el jefe o jefa de éxito, la pareja perfecta, la persona que realice el trabajo perfecto…

Pero la perfección nada tiene que ver con el ser humano. Porque somos humanos y tenemos derecho a equivocarnos. Por ello, el video dice que la vida trata de SER y no de HACER. Para ser, nada más sencillo y a la vez más difícil, soltar y dejarse ir viviendo el momento y estando en PAZ.

Estas mujeres te proponen la idea de hacer una lista de cosas que no quieras hacer. Es fantástico realizar una lista semejante. Así puedes empezar a saber SER. Tal vez todas las personas deberíamos escribir una lista que nos guie en el camino de SER.

Esta es la mía:

  1. Me permito ser un ser humano con imperfecciones.
  2. Me permito perderme en el momento.
  3. Me permito disfrutar.
  4. Me permito sonreír y reír.
  5. Me permito estar en paz con mi persona y con el mundo.
  6. Me permito ser más amable con mi persona y con los demás.
  7. Me permito poder dejar ir, y sentirme bien por ello.
  8. Me permito conectarme con los momentos y las emociones.
  9. Me permito dedicar más tiempo “siendo” que “haciendo”.
  10. Me permito recordar que nunca es tarde para SER.

Comenta tú ¿cuál es tu camino para, simplemente, SER ?

José Mª Nebot López

La cara más visible de: http://satemsalut.com

LAS 10 ACTIVIDADES SALUDABLES PARA PRACTICAR EN INVIERNO

inviernoLogoSatem

El 21 de diciembre, es la noche más larga del año y el día más corto. A partir de esa fecha empezaremos a disfrutar de más sol, hasta el 21 de junio donde disfrutaremos del día con máximas horas de sol.

Pero lo importante es que nos planteemos, estos últimos días del año, como unas fechas para reflexionar sobre lo que ha pasado en todo el año. Qué hemos logrado, cómo nos hemos superado, cómo hemos madurado, qué nos ha faltado…

Es época de realizar examen de conciencia y empezar a despedirnos de lo que no necesitamos llevarnos a cuestas en el año nuevo.

Nos quedan pocos días para iniciar un nuevo año y tenemos que aprovechar para desechar todo lo que ya no queremos. Esto no solo incluye las cosas materiales. También es el momento de dejar ir enfados, rencores, resentimientos, frustraciones, penas, tristezas…

En este periodo invernal la naturaleza se nos aparece, aparentemente, más desconectada de la vida; su aspecto grisáceo y de tonos más apagados nos incita a pensar que está en un estado letárgico.

El ser humano, como fiel reflejo de la naturaleza,  le ocurre algo muy parecido. Para comprenderlo basta con la observación de lo que acontece a nuestro alrededor. Tenemos una falta de horas de luz, el frío, la humedad, las inclemencias climatológicas y la celebración de las fiestas navideñas.

Dicha celebración de la navidad, empezó a celebrarse a partir de la Edad Media, invita a estar en familia y con amigos allegados. Es una época del año que otras culturas ya celebraban con anterioridad. El típico árbol de navidad tiene un origen celta.

En la cultura celta el solsticio de invierno designa el momento en que la rueda del año está en su momento más bajo, preparada para subir de nuevo.

En Escandinavia existía la tradición de celebrar este momento con bailes y fiestas. También se sacrificaba un cerdo en honor de Frey, dios del amor y la fertilidad, que según la creencia controlaba el tiempo y la lluvia.

Durante la festividad del solsticio de invierno para los celtas era tradicional quemar un largo tronco de árbol que iba ardiendo lentamente durante toda la temporada de celebraciones, en honor del nacimiento del nuevo sol. De esa tradición proceden los pasteles en forma de tronco (troncos de chocolate) que hoy en día se comen en Navidades.

Todas estas festividades las asociamos a imágenes intimistas y hacen que en este periodo del año sintamos la necesidad de recogimiento e interiorización, que nos apetezca más vivir de “puertas adentro” que hacia el exterior.

Las culturas orientales nos muestran que en invierno debemos cuidar específicamente al riñón, que se identifica con el frío, el color negro y una etapa de figurada “muerte” que dará lugar a un nuevo nacimiento cuando llegue la primavera.

Ese periodo de adormecimiento simulado que vemos en bosques y prados, esa fase Yin que está en todo su apogeo, es lo que traducido a nuestro microcosmos nos explica porqué, por lo general, nos sentimos menos eufóricos en invierno que en verano. Es el momento de conservar la energía y los recursos, de buscar el calor interior, el descanso, la reflexión y la recuperación.

El elemento que se asocia con el riñón es el agua, con el que se identifica el principio fundamental de la vida tal y como lo demuestra el hecho de que el cuerpo humano está compuesto en aproximadamente un 75% de este preciado líquido. Así mismo, el agua forma lo que podríamos llamar el “sistema circulatorio” de la Tierra al incluir la lluvia, la nieve que se acumula en las montañas, los ríos, los lagos, las corrientes, los mares y océanos y hasta las nubes.

Los riñones son los “gobernantes” del invierno, en ellos se almacena la esencia y ellos gobiernan todo lo que está retirado y dormido y todo lo que es acumulado. Ellos tienen un “ministro” la vejiga que con su papel desempeña la función pasiva de recibir los líquidos impuros reunidos por los riñones, los hace transitar y los expulsa. Cuando la energía del riñón y la vejiga están débiles, puede haber dificultades para retener la orina, ganas urgentes de orinar, llegando incluso a la incontinencia.

Anatómicamente el riñón gobierna los huesos, la médula y el cerebro, por ello cualquier problema óseo o una disminución de las facultades mentales puede suponer una llamada de auxilio de éste órgano que está gritándonos que algo en su territorio no anda bien. Respecto a su aspecto sensorial, el riñón comunica con las orejas permitiendo así el sentido del oído y la audición. No deja de ser curioso que oreja y riñón tengan una forma muy parecida, similar a su vez a la del embrión humano, que se desarrolla en un medio acuoso a través del cual se transmite el sonido.

Si bien el elemento agua se identifica con el plano emocional, en general la emoción predominante que depende de su buen estado es el miedo. Una actitud permanentemente temerosa ante la vida, la negatividad constante o las fobias, por ejemplo, pueden dañar la energía renal hasta tal punto que provoquen la aparición de lesiones orgánicas importantes.

Al igual que los seres vivos los órganos y entrañas cuentan con su parte psíquica, correspondiéndole al riñón ser la morada del “alma ejecutiva”. Se trata de la energía que nos da las ganas de vivir, de realizar las acciones que nos proponemos y de luchar por nuestros proyectos, al margen de la envergadura que tengan. Esta energía de riñón nos da fuerza y determinación, dicho de otro modo, es lo que llamamos “voluntad”.

Con la voluntad de ayudaros desde SATEM organizamos en esta época algunas actividades y terapias que están muy acordes con estar en armonía y concordancia con el momento de este ciclo climático. Tenemos que destacar las siguientes:

  1. Meditaciones
  2. Talleres de crecimiento personal a través de MOVIMIENTO
  3. Espacios de crecimiento personal a través del conocimiento de nuestra MENTE
  4. Espacios para practicar RISOTERAPIA
  5. Tratamientos de Auriculoterapia
  6. Tratamientos de Osteopatía Cráneo Sacra
  7. Tratamientos de Osteopatía Visceral
  8. Movimientos dinámicos para el invierno
  9. Movimientos conscientes que movilicen la energía para riñón y vejiga
  10. Yoga (haciendo hincapié en las posturas que actúan en riñón y vejiga)

¿Qué te parecen? ¿Tú qué actividad realizaras este invierno?

Comenta el artículo. Agradeceré los comentarios y los contestaré personalmente.

Saludos,

José Mª Nebot López

CUIDARSE EN OTOÑO

HOJAS CON LOGO

Estamos en pleno otoño. Ya hemos cambiado hasta la hora. Intento de compensar que las noches son más largas y la oscuridad predomina sobre la luz. Refresca invitando al recogimiento. Entonces nuestras vidas se vuelven menos activas y más sedentarias. Nos preparamos para mirar a los ojos nuestra parte sombría, el rostro escondido de nuestra personalidad que se muestra cuando nos encontramos cara a cara con nosotros mismos.

La interiorización predomina sobre la exteriorización y es una época excelente para cambiar aquellos hábitos de tensión que nos hacen acumular estrés y cansancio. Ya hemos recogido la cosecha de las estaciones anteriores. Guardándola antes de las vacaciones del invierno. Almacenamos cereales, frutos secos, frutas en forma de conserva, verduras…

Debemos proteger nuestro organismo aumentando nuestro sistema inmunológico, limpiando las toxinas del intestino y repoblando las bacterias que forman nuestra flora intestinal.

Observamos que la energía de nuestro cuerpo también se recoge y nuestra alimentación debe proporcionar calor interior. Alimentémonos de guisos de verduras, legumbres y pescado. También podemos utilizar el tempeh, el seitán y el tofu que son proteínas vegetales.
Tu dieta será rica y completa consumiendo los alimentos de la temporada: castañas, cítricos, uvas, calabazas y maíz.
Introduzcamos un poco de picante que favorece la digestión y promueve la sudoración. Siendo muy útil, en la prevención y cuidado de los resfriados, tomar jengibre, canela, pimienta, clavo. Ayudando a abrir los poros y eliminar la energía tóxica hacia fuera.

Estemos en contacto con la naturaleza para purificar nuestros pulmones.

Practiquemos ejercicios de respiración; especialmente los que tienen que ver con la respiración abdominal, como:

Gimnasia Abdominal Hipopresiva

Mantengamos una postura adecuada y un abdomen fuerte mediante:

Pilates

También equilibrémonos y relajémonos con la práctica de actividades que acompañan al recogimiento:

Meditación

Yoga

Chi Kung

Tai Chi

Taller de Mandalas

TERP

Aumentar la salud y el bienestar en una estación marcada por el cambio invita a que mejoremos nuestra manera de afrontar la vida. Podemos conseguirlo realizando talleres de:

Risoterapia

El Paradigma del Corazón

Todas estas actividades, que hemos marcado en negrita, te pueden ayudar a estar sano y vivir en paz y armonía. Las puedes encontrar en:

http://satemsalut.com

Cuidarse cuando el girasol está triste

libro de Montse

Los girasoles alegran la vista ya que florecen durante todo el verano e incluso hasta mediados del otoño. La cultura oriental observa una estación intermedia que sin duda haría entristecer hasta los girasoles. Digo esto, pues un día lluvioso como el de hoy me ha traído el recuerdo de un poema de Montse Soriano. Lo podéis encontrar en su libro “Tristezas y alegrías de juventud. Primeras poesías” Este poema dice así:

El girasol

El girasol está triste.

– ¿Por qué está triste mi flor?

– Porque esta mañana

no ha venido mi señor.

– Y tu señor ¿quién es?

– Mi señor es el Sol.

– ¿Y por qué no ha venido

ese  que llamas señor?

– ¿Qué “Por qué?

Porque no quiso Dios

y mando una nube.

que en medio se colocó.

– y esa nube ¿dónde está?

– Esa nube ya marchó

y el agua que llevaba

en la tierra se olvidó.

– Pues ahora que no está

¿por qué no ha salido el Sol?

– Porque ya es muy tarde

y su sitio a la Luna cedió.

Ahora, como os decía, estamos en la estación intermedia. Esta estación climática contemplada por la cultura oriental se ve representada por el elemento Tierra y marcada por el clima húmedo. Sin embargo la naturaleza está en un momento de esplendor  y nos muestra su gran riqueza. Tenemos muchas cosechas y alimentos, como las manzanas, que se presentan en toda su abundancia.

El calor es menos intenso y para muchos es cuando en realidad empieza el año pues nos reincorporamos al trabajo, iniciamos un nuevo curso, reemprendemos la actividad física de un deporte o tomamos el comienzo de una nueva temporada.

Es una época de transición dónde debemos cuidar nuestro sistema inmunológico ya que somos sensibles a los cambios de clima y estos nos pueden traer malestares que podemos evitar si ingerimos alimentos de tonos amarrillos o dorados anaranjados como: Mango, papaya, albaricoque, melocotón, zanahoria, calabaza y piña.

También debes pensar en realizar aquellas actividades que te permitan conectar contigo y desconectar del ajetreado mundo que nos rodea. Como podría ser pasear por la naturaleza, realizar alguna actividad física suave, algún tipo de relajación o meditar.

En definitiva, mi humilde consejo es que te cuides.

http://satemsalut.com