Los beneficios de la práctica del Mindfulness en la vida diaria

Acabamos de realizar un Taller de Mindfulness en el centro SATEM. Ha sido un taller eminentemente práctico. Este taller es el primero de una serie de tres sesiones sobre Mindfulness que pretenden integrar las bases de un conocimiento que puede cambiar tu vida y hacia mejor. Esto, además ha sido investigado por la ciencia. Se tienen datos científicos de cómo el Mindfulness te va cambiando por dentro. Ya que se ha observado que realizando su práctica puedes transformar la arquitectura del cerebro y actuar en el sistema parasimpático. Te estoy hablando de aquel sistema corporal implicado directamente en la propia protección del organismo. Por ser capaz de protegernos de la enfermedad, de ayudarnos en el camino de la curación, de reducir el envejecimiento…

La práctica del Mindfulness ha demostrado que es capaz de llevarnos a estados donde se ve aumentada nuestra creatividad y productividad. Aunque eso sí, es una actividad que la tienes que practicar y experimentar. Tenlo claro, de nada te sirve saber su teoría sin llevarla a la práctica. Si lo que quieres es cambiar cualquier aspecto de lo que acontece en tu vida; la práctica del Mindfulness te puede ayudar a ello. No pienses que necesitas mucho tiempo de aplicación; pues los estudios del Dr. Jon Kabat-Zinn han demostrado que 20 minutos al día, durante 5 días a la semana, empiezan a producir mejoras en personas enfermas a los 2 meses de estar realizandolo.

En realidad el Mindfulness, que podríamos traducir por Atención Plena, consiste en unas prácticas muy antiguas que se están conociendo y popularizando ahora. Todo ello debido a que la ciencia las está investigando y probando su efectividad.

Por este motivo podemos encontrar grandes maestros científicos y no tan científicos que puedan acercarnos a este conocimiento. Aunque yo te recomiendo que busques a alguien que te lo muestre de forma práctica y que te motive a que tú puedas incorporar en tu vida diaria, lo aprendido. ¿Cómo sino vas a poder experimentar y sentir sus beneficios? La práctica es lo que te lleva a ello. Profundizar en la teoría siempre podrás.

En nuestro taller comentamos libros que existen sobre el tema y algunos de nosotros mismos habíamos ido a ver un documental, “Camina conmigo”, estrenado hace muy poco. Precisamente es la narración que explica como el maestro zen Thich Nhat Hanh lleva a cabo en su comunidad, instalada en Francia, el proyecto de transformar el sufrimiento humano mediante el “arte del Mindfulness”.

sentarse y respirar

Un ejercicio del maestro Thich Nhat Hanh, seria:

Sentarse y respirar. Algunas personas practican la meditación sentándose durante media hora, cuarenta y cinco minutos o un período de tiempo más largo. Aquí solo te pido que tomes asiento durante dos o tres minutos. Después de eso, si descubres que ese tipo de meditación es demasiado agradable como para parar, puedes seguir tanto como quieras…

Hazlo en un lugar apropiado, por ejemplo, frente a una ventana que dé al exterior. Siéntate en un cojín con las piernas cómodamente cruzadas ante ti y las rodillas descansando en el suelo; se trata de una posición muy estable con tres puntos de apoyo (el asiento en el cojín y las dos rodillas). Firmemente asentado, relajado, puedes permanecer así un rato largo sin que se te entumezcan las piernas. Tal vez quieras probar con cojines de diferente grosor y anchura hasta encontrar el que mejor se ajuste a tu cuerpo. Si así lo deseas, quema una varilla de incienso para propiciar una atmósfera sagrada. Sostén el incienso en las manos con serenidad y concentra todo tu ser en encenderlo y colocarlo en el incensario. Quema el incienso inmerso en la concentración y la plena consciencia. Todo tu ser está ahí, plenamente presente, mientras prendes el incienso. Cuando te sientes, procura que tu espalda y cuello tracen una línea recta, pero no rígida o tensa. Centra tu atención en la respiración mientras fluye primero dentro, y después fuera, de tu vientre y de tu pecho.

Al inspirar, siento que mi aliento se adentra en mi vientre y en mi pecho. Al espirar, siento que mi aliento sale de mi vientre y de mi pecho.

Al inspirar, soy consciente de todo mi cuerpo. Al espirar, sonrío a todo mi cuerpo. Al inspirar, soy consciente de algunos dolores y tensiones en mi cuerpo. Al espirar, libero todos los dolores y tensiones de mi cuerpo. Al inspirar, me siento bien. Al espirar, me siento ligero.

Descrito por el maestro este ejercicio tiene un carácter solemne, algo serio tal vez.

Nosotros, en el taller que dirigió Eli (Yoga Coral), realizamos ejercicios de Atención Plena mediante prestarle observación a la respiración, al caminar y a otras actividades que fácilmente nos hacían disfrutar de cada experiencia, de manera tranquila y feliz . Se nos mostraron conceptos de manera práctica y los pudimos experimentar. Un ejemplo es como nos dimos cuenta de aquella valiosa enseñanza zen que dice:

“La solidez y la libertad son la base de la verdadera felicidad”

Curiosamente nos dimos  cuenta, de este conocimiento y de otros similares, sin ninguna profunda explicación teórica. Nuestra experiencia del momento presente vivido en plenitud a través de divertidos ejercicios realizados en parejas o con todo el grupo, nos hizo que nos mantuviéramos atentos, presentes y disfrutando del ahora.

Así que tengo que recomendarte que no dudes en aprender de forma práctica eso que se conoce como Mindfulness y que puede parecer simple, pero el efecto es grande. Ya que permite centrarnos en el aquí y en el ahora, liberando el pasado y las expectativas y miedos de futuro. En el taller se enseña de forma práctica a habitar aquella actividad realizada con todo nuestro ser. Nuestra mente regresa a nuestro cuerpo y nos encontramos verdaderamente ahí, vivos, en el instante presente. Te invito a experimentarlo, a sentirte vivo otra vez, con presencia, sintiendo que la energía del Mindfulness se halla en nosotros y que nos hace plenamente presentes.

Explicándolo en un artículo, siento que tengo que advertirte de que no ha sido algo de cuyo logro requiera un esfuerzo. La experiencia de practicar la Atención Plena y los ejercicios de Mindfulness  recomendados; ha mostrado que se trata, más bien, de una cualidad de ser que forma parte de nosotros mismos y surge de manera natural, cuando se lo permitimos. Lo único que necesitamos para ello es recordarlo de vez en cuando y dejar que pase a un primer plano.

Espero que pronto decidas probar esta experiencia. Mientras tanto… Un saludo,

                                                                                           José M. Nebot López

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s