El empuje necesario para mantener y recuperar la salud lo podemos encontrar en el Método Pilates

Mi búsqueda de aquello que mejora la salud

fotoPilates
Joseph Hubertus Pilates

“…los actos pequeños y las cosas sencillas se convierten en terapia.”

Con estas palabras escritas terminaba el texto de mi primer artículo del blog de satemsalut, el titulado: ¡Hola mundo!

Esta cita representa  el empuje de la búsqueda de métodos prácticos, sencillos y cercanos que nos acerquen al cuidado de nuestra propia salud.

Aquí está, ese acto sencillo, una adecuada manera de realizar actividad física convertida en algo que mejora nuestra salud. Y entonces, ¿de qué estamos hablando? Pues no voy a ser yo el que diga que esto podía ser una terapia.

Pero si mencionare, como una persona de salud frágil, muy joven, pudo superar sus problemas de salud al plantearse como objetivo fortalecerse. Entonces, ¿qué no puedes hacer, tú?

Joseph, un niño alemán, con múltiples dolencias se armó con un tremendo empuje y determinación para mejorar su salud. Ayudándose de la actividad física pudo superar sus enfermedades y crear un método muy beneficioso para la salud.

Como veis nos quedaremos con la distinción de método otorgada al trabajo desarrollado por un alemán inquieto, tal vez obsesionado con la salud y que revolucionó nuevas maneras de rehabilitación física y de preparación deportiva. Resaltando que, dicho método, fue creado con elementos y observaciones naturales en la cotidianidad y sencillez del día a día de la vida de este inquieto autodidacta. El método mencionado consigue mejorar nuestras capacidades físicas y mentales. Incluso es utilizado para rehabilitar a las personas de forma más integral y rápida. Se le conoce como el Método Pilates.

Nace un inquieto alemán

Voy a contaros lo que yo sé de su historia.

En Mönchengladbach, cerca de  Düsseldorf (Alemania), el 9 de Diciembre de 1880 nació Joseph Hubertus Pilates (1880-1967). Su padre de ascendencia griega fue un atleta alemán y su madre practicaba el naturismo que predominaba en aquella época.

Sin embargo Joseph tenía una salud muy delicada. Desde muy niño padecía varias enfermedades como asma, raquitismo y fiebre reumática. Estas dolencias lo convertían en un niño débil, con una musculatura poco desarrollada y con alteraciones posturales que le dificultaban su movilidad. Hasta tal punto, que se dice que llegó a necesitar de una silla de ruedas para desplazarse.

El pequeño pueblo donde vivía Joseph sólo contaba con la biblioteca de un vecino. Allí, pasaba horas y horas estudiando de forma autodidacta cultura griega, romana e interesándose por las formas de entrenamiento de épocas antiguas. Fue un enamorado del modelo griego por la importancia que éstos le daban al ejercicio y al desarrollo corporal.  También se interesó por los diversos métodos de ejercitar el cuerpo y la mente del mundo occidental y oriental, tales como la filosofía Zen y el Yoga. Él admiraba el ideal de equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu.

Practicó todas estas filosofías y disciplinas. Introdujo en su entrenamiento lucha, culturismo, yoga, tai-chi, gimnasia, meditación Zen. Todo ello lo combinaba con un estudio exhaustivo de la mecánica corporal y de la correcta respiración. Entrenó tanto, que aproximadamente a la edad de catorce años había superado todas sus enfermedades y posaba como modelo anatómico. Se convirtió en un consumado deportista, consiguiendo algún pequeño éxito como boxeador y gimnasta. También adquirió un buen nivel de natación, submarinismo y esquí.

En 1912, se trasladó a Inglaterra con el objetivo de mejorar su entrenamiento y técnica de boxeo.  Pronto encuentra trabajo como artista de circo y recorre todo el país con su hermano, realizando un número llamado: “Una estatua griega viviente”.

Su técnica de lucha era tan buena que fue contratado para enseñar defensa personal al cuerpo de policía de Scotland Yard.

Su carrera profesional se vio interrumpida temporalmente cuando, en 1914, se declaró la Primera Guerra Mundial. Durante la duración de la guerra, su condición de alemán, sólo le permitió estar internado en campos de trabajo ingleses. Primero fue apresado en Lancaster y llevado a un campo de internamiento. Ya en el campo, concretamente en su barracón las inquietudes de Joseph le llevan a empezar el adiestramiento de sus compañeros en lucha y defensa personal para mejorar su estado físico.  Aquí, su método de entrenamiento avanzó, él desarrolló ejercicios especialmente diseñados para practicar en un espacio reducido. Son estos ejercicios los que se aplican en el método conocido hoy como MAT PILATES y que nosotros te hemos traído a SATEM de la mano de una persona muy preparada y muy fiel al método Pilates.

movilLourdes

La imparable eficacia del Método Pilates

Joseph empleó su período de internamiento como una oportunidad para desarrollar un método de puesta en forma que ya andaba pensando. El resultado fue el primer esbozo de todo un sistema, el método Pilates, inspirado en las diversas disciplinas que él había practicado.

Del campo de Lancaster fue trasladado a una isla entre Gran Bretaña e Irlanda. Allí, en el campo de internamiento de la Isla de Man, trabajó como camillero en un hospital y comenzó a tratar a los heridos de guerra que llegaban. Como muchos de ellos no podían valerse por sí mismos, tuvo que valerse de su ingenio y creatividad para utilizar los escasos elementos de los que se disponían.  Esta  es la razón por la cual sus aparatos cuentan con poleas, bandas, cuerdas y un sistema de muelles en los que apoyaban las extremidades mientras se ejercitaban. Se las ingenió para trasladar el método del suelo a sus aparatos, adaptándolos al trabajo con resistencia.  Fue tal su éxito, que sus pacientes se recuperaban al poco tiempo, y pronto se instauró como actividad física obligatoria en el campo. En la epidemia de gripe que asoló Inglaterra en 1918, se estimaron aproximadamente 200.00 muertos, curiosamente, en el campo de concentración donde estaba Joseph no hubo ninguna baja. El hecho  se le atribuía, sobre todo, a los beneficios del sistema de entrenamiento que Pilates inventó. Esto hizo que su fama aumentara. Hoy en día se sabe que el deporte y entrenamiento diario de forma moderada hace que tu sistema inmunitario esté fuerte.

Tras finalizar la guerra regresó a Alemania, su fama le precedía, así que ya era conocido por sus logros. Entonces empieza a trabajar como preparador físico, impartiendo clases de defensa personal en el Departamento de Policía de Hamburgo. Asimismo, le piden colaboración para entrenar al nuevo ejército alemán en autodefensa, pero al poco renunció por no estar de acuerdo con la política alemana. Trabajó con Rudolf Von Laban y Eugen Shandow (padre del culturismo), pioneros en técnicas de movimiento, así como con Mary Wigman, una famosa bailarina y coreógrafa que introdujo algunos de sus ejercicios como calentamientos en sus clases. También se dedicó a la rehabilitación de veteranos de guerra, para lo que instaló sobre sus camas cuerdas que inmovilizaban las extremidades, poleas, muelles, lo que hoy en día se conoce como las máquinas de Pilates. Su nombre se extendió por la clase médica ya que su método conseguía que la rehabilitación de los enfermos fuera más integral y rápida.  Una de las figuras entrenadas por Joseph fue el famoso boxeador Max Schmelling. Cuando este decidió emigrar a EEUU se lo quiso llevar con él como preparador físico y su representante se comprometió con Pilates en montarle un estudio en Nueva York a cambio de que le acompañase.

Dicho y hecho, a finales de 1926, Joseph se traslada a Nueva York y en el barco conoce a la que sería su pareja y ayudante Clara. Ella era una enfermera y maestra infantil que padecía artritis y a la que trató durante el viaje para aliviar sus dolores.  Abrieron en Manhattan, en el número 939 de la Octava Avenida, esquina con la 56, un pequeño estudio para enseñar el método que había terminado de desarrollar con Clara y que llamaron Contrología.  Su hermano Fred, que era carpintero, fabricó las máquinas según le decía Joseph, haciéndolas en madera y acero, razón por la cual se siguen fabricando así. Allí comenzó a trabajar con los aparatos que había diseñado para la rehabilitación e incluso creó otros nuevos.

En ese mismo lugar se encontraban varios estudios de danza y locales de ensayo. Los bailarines subían allí para ver qué pasaba y poco a poco se dieron cuenta de que todo lo que hacían, el ir de una máquina a otra y sus ejercicios de suelo, les servía para rehabilitarse y mejorar. Pronto se hizo popular entre coreógrafos y bailarines no sólo porque su método les rehabilitaba sino porque también mejoraba su técnica, fuerza y resistencia.  Famosos que acudieron a él, de la comunidad de bailarines y coreógrafos son:  Ruth St. Denis, Ted Shawn, Jerome Robbins, George Balanchine y Martha Graham. Actores como José Ferrer o el escritor Christopher Isherwood.  La coreógrafa Hanya Holm , que comenzó a incorporar los ejercicios en sus clases.

Joseph Pilates escribe y edita dos libros:

  • En 1934 publicó junto al editor Judd Robins “Tu Salud: Un sistema correctivo de ejercicio que revoluciona todo el campo de la Educación Física”, un pequeño librito de apenas sesenta páginas en el que expone su filosofía vital y sus revolucionarias (para la época) teorías sobre salud, higiene y ejercicio físico. El libro está acompañado de fotografías del propio Pilates y de otras personas, que aclaran y refuerzan estas teorías. En el último capítulo incluso propone unos nuevos modelos de sillas y camas, cuyos prototipos construyó él mismo.
  • En 1945 publica su segundo y último libro, junto a William J. Miller y también con Judd Robbins como editor, “Regreso a la vida a través de la Contrología”, un manual en el que, tras una introducción de Miller explicando los fundamentos del método, se muestra, con fotografías del propio Pilates (que por entonces contaba con 65 años de edad), la ejecución de 34 ejercicios básicos.

La fama de Pilates aumenta, así que mucha gente rica y famosa, aunque también de otras clases sociales, comenzó a asistir a su estudio y se convirtió en un personaje conocido pues, a pesar de cuidar su salud, solía ser el rey de las fiestas y era un gran amante del whisky y de fumar puros, como demuestran algunas fotografías. También era habitual verle corriendo por las calles de Manhattan en pleno inverno, vistiendo tan solo un diminuto bañador o haciendo ejercicio en Central Park.

Pilates falleció en octubre de 1967, a los 87 años de edad.

Su esposa Clara se hizo cargo del estudio, hasta su fallecimiento en 1977.

Pero ahora puedes probar la efectividad de su método en muchos lugares. Nosotros, en nuestro centro, te ofrecemos la especialidad del Método Pilates en suelo. Por ello te pedimos que compartas este artículo y que pruebes con nosotros el método. Gracias!

Un saludo,

José Maria Nebot López

Anuncios