Mi experiencia con la Terapia Neural

CIMG4418

Me están tratando con Terapia Neural (TN). Te puedes preguntar:

  • ¿Qué es la TN?

La respuesta a esta pregunta la tienes en este otro artículo: TERAPIA NEURAL (TN)

  • ¿Acaso estoy enfermo?

La respuesta a esta pregunta tal vez la encuentres leyendo otro artículo que escribí: “SENTIRSE SANO o SENTIRSE ENFERMO”.

No obstante, te explicaré mi historia sobre este tema. Entonces, lo que si te diré es que existe una fuerza sanadora dentro de cada uno de nosotros, una espacie de médico interno como dice el Dr. John E. Upledger.

Yo escuche hablar de este doctor, hace bastantes años, mientras me formaba como Osteópata. Por aquella época, también,  escuche hablar de la Terapia Neural (TN). Incluso vi pinchar inyecciones de procaína en cicatrices.

Ahora recuerdo, con nostalgia, aquellas clases que finalmente me llevaron a profundizar más en la osteopatía y a estudiar Terapia Sacro Craneal de la mano de grandes personas. Ellas humildemente nos mostraban otra manera de tratar a las personas aquejadas de dolencias. Aquellas clases, nos acercaban a una medicina más humana, porque Geraldyne Lewis Waxkowsky y Marisol Gonzalez Sterling, discípulas directas y ayudantes del Dr. John, como ellas le llamaban, nos transmitían una nueva manera de afrontar el padecimiento del ser humano.

Ese acercamiento a un tipo de medicina inusual, todavía en nuestros días, me hizo conocer a otro doctor en una grata conferencia. Recuerdo que pude abrazar al Dr. Jorge Carvajal conferenciante de aquel día. En mi mente, también prevalece, la presencia del fallecido maestro y osteópata Esteban Dalmau Obiols. Él me acompaño a la conferencia. Él, también, se había metido en el camino interminable de la búsqueda de nuevas maneras de tratar y afrontar las dolencias que padece el ser humano. Él siempre quería transmitir esas nuevas formas de acompañamiento y abordaje de las personas que sufrían. Por ello tanto me explicaba, a mí y a todos sus alumnos y alumnas sobre TN y nuevas maneras de realizar los tratamientos terapéuticos.

Aquel día, el Dr. Jorge Carvajal, en su conferencia, explicaba la integración de una nueva dimensión de la medicina, donde la práctica médica deja de ser sólo una aptitud determinada por conocimientos externos, para convertirse en una humanización de la medicina que nos acerca a un nuevo conocimiento. El conocimiento de que enfermedad y salud son tan sólo el reflejo de nuestros hábitos y creencias.

Esto quiere decir que el médico o el terapeuta tienen que saber lo importante que es escuchar a las personas.

Pero, ¿cuántos de nosotros hemos observado que nuestro sistema médico asistencial parece no escuchar al enfermo? Sólo importan los datos medibles. Los resultados de una analítica, de una prueba de imagen…

Me pregunto:

  • ¿Alguien cree que así podemos abordar el tratamiento certero de lo que ocurre?

Tal vez, tú, te preguntes:

  • ¿Cómo podemos no darnos cuenta de la realidad?

Esa realidad que muestra, a todas luces, como la medicina convencional deja escapar el manejo del paciente de una forma integral. Ciertamente, a ella, con su afán de especialización se le escapan las razones.

En cambio, desde la TN y desde cualquier otra terapia de carácter holístico, como prioridad principal, tienen la búsqueda de esas razones.

Desde estas terapias, que quieren tener un enfoque diferente, se ven que muchos pacientes tienen simultáneamente sinusitis, lumbagos y retención de líquidos que no se resuelven si se tratan como síntomas separados. El motivo es que tenemos que buscar esas razones y además tenemos que combinar conocimientos para conseguir llegar a ser efectivos con los tratamientos. Y poder despertar el poder sanador que todo individuo pose.

Como el Dr. Carvajal, explica:

“Hemos encontrado decenas de mujeres que en sus historias clínicas revelaban consultas frecuentes al ginecólogo por inflamación pélvica, al gastroenterólogo por gastritis y al otorrinolaringólogo por sinusitis. Cuando mejoraban de una cosa empeoraban de la otra. Muchas veces a los médicos les puede ocurrir lo que a ciertos mecánicos: al resolver un problema precipitan, sin quererlo, otro que en algunas ocasiones puede ser más grave que el original. Visto con el criterio holístico que analiza de la totalidad a la parte, los síntomas de estas pacientes son consecuencia de la alteración de un solo circuito con tres diferentes válvulas de salida. Ese circuito afectado, conocido en la acupuntura y en shiatsu como el meridiano de estómago, es un canal de energía que recorre todos los sitios afectados y los integra en una sola unidad funcional. Si no tratamos el circuito entero, lo que hacemos es desplazar la patología cuyas diferentes manifestaciones clínicas –sinusitis, gastritis, inflamaciones pélvicas- son expresiones de un único desarreglo básico.

La combinación de los conocimientos de cortocircuitos orgánicos de la terapia neural, de trayectos de energía de la medicina china y de la fisiopatología de los órganos y sistemas de la medicina occidental, es un ejemplo de la asociación sinérgica que de diferentes sistemas terapéuticos pueden conseguir ganar agilidad en el diagnóstico clínico y efectividad en el enfoque terapéutico.

En la terapia neural es de importancia fundamental el reconocimiento del papel del sistema nervioso vegetativo –simpático y parasimpático- en la génesis de la enfermedad, razón por la cual muchas de sus técnicas se dirigen a restaurar o a desinterferir los ganglios del simpático situados a ambos lados de la columna. Debido a una alteración enorme de la permeabilidad eléctrica de la piel en las cicatrices, con mucha frecuencia éstas se coinvierten en campos de interferencia. El médico que aplica terapia neural conoce el gran potencial curativo que la infiltración de anestésicos locales tiene sobre estas cicatrices y otros campos interferentes que predisponen al desarrollo de algunas enfermedades. La procaína, sustancia empleada en la terapia neural, tiene características fisicoquímicas que aportan una carga eléctrica a la membrana celular, contribuyendo al restablecimiento de su polaridad eléctrica normal. (En la concepción terapéutica neural, la procaína es un dieléctrico que suministra una carga de 300 milivoltios al tejido.)”

CIMG4424

Mi campo de interferencia era la cicatriz causada por la operación que se me había realizado en la mano. Pero no solo estaba esa cicatriz. Estaban un sinfín de motivos emocionales que bloqueaban mi sistema nervioso vegetativo. Y que, en última instancia, habían hecho desencadenar un efecto adverso tras mi operación. Había sufrido un Síndrome de Distrofia Simpático Refleja (Sudeck) o Síndrome de Dolor Regional Complejo. Ahora la recuperación y la vuelta a mi trabajo se iban a retrasar. Descalcificación de los huesos de la mano, inflamación, hipotrofia de los músculos, agarrotamiento, acortamiento, adormecimiento y un dolor del cual parecía no poder desprenderme.

Pero al fin, he vencido a cada uno de los síntomas que me hacía sentir mi Sudeck. Para la última etapa me han tratado en SATEM con Terapia Neural.

José M. Nebot López

Anuncios

KINESIOTAPING un plus añadido.

CIMG4411

El kinesiotaping es un complemento muy popular en el mundo del deporte. Puede que alguien se pregunte si su popularidad se debe a que pueda resultar un elemento decorativo de la piel de los atletas. Y como tal se halla puesto de moda. Ahora podemos ver que lo utiliza el cristalero, la dependienta, el mecánico, el fontanero, el cocinero, la camarera, la vecina…

Pero el motivo de su popularidad no es que sea un elemento decorativo. Es verdad que podemos observar tiras de diferentes colores que parecen decorar los cuerpos de los deportistas. Y ahora, cada vez más, lo vemos en los cuerpos de muchas otras personas que realizan trabajos anónimos.

La realidad es que estos adhesivos, colocados en los cuerpos, ejercen la función de activar el proceso de recuperación propio del organismo. Son en realidad, un complemento terapéutico, un vendaje elástico de carácter terapéutico llamado kinesiotaping o vendaje neuromuscular.

 Además, esta técnica basada en el proceso de autocuración del cuerpo, tiene una diferencia esencial con otros tipos de vendajes tradicionales. Esta diferencia es la que le ha permitido su popularidad. Hablamos de su capacidad de permitir el movimiento. Cosa que no respetan otros tipos de vendajes. Esta misma diferencia es la que puede beneficiar a más usuarios, independientemente de que practiquen o no deporte.

Los beneficios se logran gracias a que el “kinesiotape” tira de la piel para aumentar el espacio entre esta y los músculos; al reducir la presión localmente hace que se aumente la circulación, el drenaje linfático y que disminuya la irritación de los receptores subcutáneos. Como resultado se reduce el dolor, el espasmo muscular y la inflamación; y por tanto acelera el proceso natural de curación del cuerpo.

Esta disminución en el tiempo de curación es lo que nos interesa en el centro de salud SATEM. Ya que perseguimos la pronta recuperación de nuestros pacientes. Queremos que puedan recuperarse lo más antes posible. Además, al permitir el movimiento, conseguimos que los pacientes se incorporen a sus actividades más rápidamente. Permitiendo que cada cual pueda realizar su trabajo. Este es el caso de nuestro modelo, él en realidad es el cristalero que puedes encontrar en la cristalería Krane de Terrassa.

CIMG4410

La técnica del vendaje neuromuscular viene perfeccionándose desde hace muchos años. Aunque parece que el invento fue cosa de Komp, quien realmente popularizó estos vendajes fue el quiropráctico japonés Kenzo Kase en la década de los 70 del siglo pasado quien implanto la técnica desde Asia. Luego siguió por Estados (EEUU) y después por Europa. En España se ha ido introduciendo paulatinamente desde el año 2004.

Pero, tras su popularización, es en los EEUU el lugar donde se ha investigado y evolucionado más con el material y la técnica de aplicación. Su  popularidad surgió después de que se donaran 50.000 vendas que pudieron ser vistas en los cuerpos de los atletas olímpicos durante las Olimpiadas de Pekín del 2008.

En sus inicios el material adhesivo y de algodón a demostrado ser muy resistente a los roces, incluso al contacto con el agua. Permitiendo el baño o la práctica de deportes acuáticos, aún teniendo el vendaje neuromuscular puesto. Además de que permiten la transpiración, por lo que pueden dejarse colocadas durante varios días, más o menos podemos tenerlas puestas 4 ó 5 días.

Las tiras de kinesiotape quedan adheridas a la piel gracias a su adhesivo acrílico, que se activa con el aumento de la temperatura. Por ello, tras su aplicación, se realiza un frotamiento con las manos del especialista. Teniendo en cuenta que la actividad de la persona que lo lleva; también ayuda a mantener la adherencia por el propio calor del cuerpo.

Las vendas pueden llegar a estirarse hasta un 140% de su longitud normal, igualando la elasticidad de la piel humana. Lo que permite el movimiento del paciente y, además, una tracción en los tejidos aplicados que trabaja en su recuperación o mejoría.

Nosotros desde Satem hemos encontrado a ktsport.es, importador de una de las primeras marcas mundiales de este producto. Ya que han conseguido  mejorarlo con unas innovaciones . Ellos han traído KT TAPE registrada. Esta marca tiene dos productos bien diferenciados: las tiras de algodón al 100% (KT TAPE ORIGINAL) y las tiras de material sintético 100% (KT TAPE PRO). El diseño del KT TAPE PRO le permite permanecer en su lugar ante las condiciones más adversas, aumentando la duración de la colocación de nuestro vendaje a unos 7 días.

CIMG4412

Por todo ello, hemos decidido colaborar con ktsport.es. Utilizamos su producto en todos los casos que decidimos aplicar un vendaje neuromuscular. También, podemos proporcionarte las tiras KT TAPE ORIGINAL (100% algodón) y las tiras KT TAPE PRO (100% material sintético) en los diferentes colores que trabaja la marca.

http://satemsalut.com